María-Milagros Rivera Garretas escreve:

Mi primera lectura de El orden simbólico de la madre, durante unas vacaciones de 1991, la hice cominándola com la de Aprendizaje o el libro de los placeres, de Clarice Lispector. La combinación fue deliberada, aunque no sé decir que es lo que me llevó a elegir precisamente esta novela. El resultado fue un explicarse mutua y fluidamente la novela y la teoria, facilitándo-me la lectura, porque en los dos textos es clave la preocupación por la coincidencia entre el cuerpo y la palabra, entre el cuerpo femenino y el lenguaje, la verdad y la lengua. (p. VII-VIII)

Uma pesquisa interessante pode ser a leitura comparada entre os dois livros, avaliando a consistência da aproximação feita por Garretas e o que o paralelo entre os dois livros nos permite saber sobre os temas elencados pela autora do prefácio.

fonte:

Prefácio a El Orden Simbólico de la Madre, de Luisa Muraro.

Categorias:Intertexto

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *